Análisis Político


Calentamiento en la sucesión estatal

Abel González Sánchez

Inicio el calentamiento político por la sucesión estatal debido a los tiempos electorales, pues en los próximos días se darán a conocer a los aspirantes oficiales a la gubernatura por los diferentes partidos.

Iniciaron primero con los registros de los precandidatos a diputados federales y siguen los precandidatos a gobernador en el caso del PRI, a menos que registre a uno solo de los 10 aspirantes; Leoncio Morán ya se postuló por el Movimiento Ciudadano, y en el caso del PAN, el candidato virtual es el alcalde de Manzanillo, Virgilio Mendoza, así se da el inicio formal y legal de la sucesión gubernamental en el estado para este 2015.

 

EL CALENTAMIENTO POR LA CAPITAL

 

La capital la pretenden dos grupos políticos del PAN muy cerrados y enfrentados, uno que a toda costa desea imponer a Héctor Insúa como su candidato, aunque no tiene posibilidades de triunfo, acaba de llegar al estado, pues tiene menos de 10 años en Colima y quiere gobernarnos, ganó la diputación a Hugo Vázquez porque el PRI se lo entregó para sacrificarlo sin apoyo real, Héctor sólo podrá ganar la regiduría del Ayuntamiento al ser derrotado; el otro grupo panista apoya a Esmeralda Cárdenas, quien cuenta con posibilidades reales de ganar.

El PAN está dividiéndose ampliamente por la disputa de la capital, por ello inclusive se retiró “Locho”, ya que le cerraron el paso a la candidatura de la capital, antes este mismo grupo panista le negó aspirar para la gubernatura y así lo hacen también con Esmeralda Cárdenas, pues ella, desde hace años, no le han dado la oportunidad para contender por la alcaldía, le ofrecieron mejor la diputación federal, la que rechazó con justificada razón, pues ya fue diputada federal.

Advierte claramente que el partido Movimiento Ciudadano le ofreció la candidatura a la alcaldía, lo que lleva implícito que los dos grupos panistas van destinados a morir en la raya, prefieren perderlo todo; bueno, Héctor Insúa sí ganará la regiduría.

Por tal motivo, Oscar Valdovinos, virtual candidato del PRI al Ayuntamiento de la capital, prácticamente no necesita preocuparse con esta gran división panista, va en caballo de hacienda, no hay otro aspirante fuerte de otro partido.

 

EL CALENTAMIENTO POR LA GUBERNATURA

 

En el caso de la gubernatura, el escenario es diferente, el PAN no tiene problemas, pues ya tiene definido al alcalde del puerto Virgilio Mendoza; su problema ha sido la concertación con el PRD, PT y otros partidos pequeños que habían manifestado interés por una supuesta alianza ciudadana. Su licencia en el Cabildo de Manzanillo tampoco está complicada, están por dársela en los próximos días.

El calentamiento político se está dando más bien en el PRI, pues las redes sociales y uno que otro medio informativo digital tomaron de base una reunión que convocó el gobernador Mario Anguiano con los aspirantes a la gubernatura el pasado sábado a las 11:00 de la mañana, después de la reunión se soltó la grilla para asegurar en las redes sociales que el primer priísta en el estado les acababa de dar la noticia de cuál de ellos era el virtual candidato.

Como reguero de pólvora, empezaron los celulares a sonar para asegurar que Federico Rangel era el bueno, igualmente se daba la información que ese no era, sino “Nacho” Peralta y a los que nos llamaban les aclaramos, como lo decimos igualmente aquí, “hasta ahorita no hay nada para ninguno”, pues el gobernador posiblemente los convocó para exhortarlos a mantener la unidad política del PRI y entre ellos.

Pero el Ejecutivo estatal no es el indicado para decirles cuál es el bueno, pues sabemos los analistas políticos, y muy bien, que la designación se hará una vez que se publique aquí la convocatoria nacional del PRI y quien avisará es el Comité Nacional, una vez tomada en cuenta la sugerencia del gobernador y del presidente del país.

 

LA CONVOCATORIA DEL CEN DEL PRI

 

A mediados de esta semana y quizás la próxima, será definitivamente publicada la convocatoria del CEN del PRI para la postulación del candidato oficial a la gubernatura, por ello al afortunado le darán la noticia uno o dos días antes de que se publique ésta y citarán en México al bueno, para informarle de su candidatura, pero la decisión de a quién van a postular está basada en el consenso, capacidad y posibilidad real de ganar la contienda constitucional.

Una vez avisado el virtual candidato, se le notifica al gobernador y al presidente estatal del PRI para poder operar la estrategia de la Convención Estatal del partido para su destape, ésta es la mecánica del PRI y de todos los partidos en el país.

No será tanto la mano, o mejor dicho, el dedo del gobernador o del presidente del país el que decidirá cuál de los 10 aspirantes debe ser postulado, los escenarios han cambiado y mucho en los estados, aunque nos digan o pretendan hacernos creer que Mario Anguiano o Peña Nieto decidirán quién nos gobernará en Colima, esto es cosa del pasado, cada uno de ellos merece reconocerles su trabajo político personal.

Pues ahora son muchos los factores políticos, sociales y empresariales los que influyen para tomar la gran decisión, y es lógico que sean tomados en cuenta, por ello enviaron del PRI nacional, desde la capital del país en días recientes, a tres encuestadoras profesionales para tomar esta gran decisión que se dará a conocer en estos próximos días.

Las horas ya están contadas y bien sabemos que los que realmente tienen esta gran posibilidad de ser postulados son solo cinco de los 10, según resultados expresados, y son: Federico Rangel, “Nacho” Peralta, Mely Romero, Rogelio Rueda y Arnoldo Ochoa.

De estos cinco no crean que saldrá el próximo gobernador, sale sólo el candidato oficial del PRI, pues todavía el designado tendrá que conformar su equipo cercano para convencer a toda la ciudadanía de que sus propuestas son las mejores para el estado y competir con Virgilio, del PAN, y su alianza estatal, así como contra Leoncio Morán, del Partido Movimiento Ciudadano.

Sin duda, aunque el PRI tiene una gran ventaja de ganar la constitucional, nada hay seguro hasta la fecha, pues el calentamiento de la sucesión apenas comienza.