Análisis Político


Abel González Sánchez.-

LA ciudadanía vive una situación económica cada vez más difícil debido a la depreciación del salario que recibe generado por el incremento mensual de las gasolinas sin ningún incremento salarial similar, esta injusta inequidad social a la mexicana afecta enormemente a las familias más pobres de nuestro estado y del país, ya que los precios de los alimentos y de los productos básicos aumentan sin control alguno.

Si le preguntáramos a cada familia pobre y de clase media,  ¿cuáles son sus gastos principales? Reflejaría que son los alimentos y el transporte público, de aquí la importancia que merece el tema que hoy nos ocupa, mediante este sencillo análisis, que el gobierno estatal y los municipales debería tomar en cuenta en tanto el gobierno de Peña Nieto asume su compromiso de campaña de bajar los precios del gas, la luz, las gasolinas, que nadie creemos, como le pidió el cineasta Alfonso Cuarón que informara al pueblo a partir de cuándo.

Lo que molestó al PRI y a muchos políticos, recordemos que los gasolinazos los inició el PAN y el PRI los criticaba, hasta pegaban calcas en las calles protestando las alzas, vale la pena recordarlo, porque todos dudamos que bajen las gasolinas, ya no les creemos en este rubro ni al PRI ni al PAN, inclusive se asegura que con la nueva reforma energética para no cumplir ese compromiso de bajar precios pretenden liberarlos para que sean las empresas distribuidoras las que tengan dicho control.

Pero volviendo al tema del transporte público a nivel estatal, se requiere un cambio profundo en cada uno de los municipios, quienes inadecuadamente no están vinculados, no por la ley si no por la falta de operación y supervisión, hay muchos problemas de respeto de horarios en las rutas, pero más en la zona conurbada Colima-Villa de Alvarez, Manzanillo y Tecomán, el Gobierno del Estado ha descuidado mucho este rubro, afectando gravemente a la economía popular.

Colima y Villa de Alvarez requieren de nuevas rutas más directas y también nuevas modalidades para que los usuarios que están obligados a subirse a dos rutas diferentes para llegar a un solo lugar, usen un solo boleto un poco más caro que el normal, como se hace en muchas ciudades del país, pero de menor precio que el taxi, pero como no existe a la población se le obliga a utilizar taxi o irse en camión y caminar más de veinte cuadras por falta de organización.

Otro problema que tiene Colima es sin duda a la pésima costumbre empresarial de cerrar miles de negocios a las 2:00 de la tarde para abrir nuevamente a las 4:00, ahorrándose personal, pero esto obliga a miles de empleados a gastar doblemente camión o taxi, o bien comer comida chatarra en la calle para equilibrar los gastos, porque la mayoría no tienen dinero para ir nuevamente a su casa y regresar al trabajo.

Mejor cambiemos de tema menos polémico, respecto a la sucesión estatal. Ayer domingo varias familias nos juntamos a comer y el tema sobresaliente fue precisamente los nombres de los que realmente pudieran lograr la gubernatura, primeramente se analizó cuáles de los diez serían tomados en cuenta para conformar los cinco finalistas, hubo una larga discusión sobre si en esos cinco deberían estar o no las dos mujeres senadoras o solamente una, fue tanta la participación y acaloramiento de las mujeres presentes que se nos hizo muy extraño, porque nos decían que las mujeres no se apoyan unas con otras, pero en esa reunión social acordaron que deberían estar dentro de esa lista las dos, Mely e Itzel Ríos y naturalmente Federico Rangel y Nacho Peralta.

La otra discusión fue designar al precandidato número cinco, estábamos en eso, en el análisis de cada uno de ellos, cuando nos llevaron la cuenta y el tema cambió, pero para usted: ¿Quiénes deberían ser anotados como los cinco finalistas.