Análisis Político


Abel González Sánchez.-

Finalmente el PRI estatal presentó la lista oficial de los precandidatos a la gubernatura a los medios informativos en presencia del gobernador del estado Mario Anguiano Moreno; con este evento, el tricolor inicia el proceso interno para designar al candidato oficial en busca de la gubernatura, adelantándose al PAN y PRD.

Al dar a conocer a los aspirantes a la gubernatura tomándose la foto, se cerró la lista y la dan a conocer oficialmente, quedaron de la siguiente forma, sin importar el orden: Mely Romero e Itzel Ríos, las dos senadoras, casi de la misma edad y ambas representando al sector femenil; Federico Rangel, Ignacio Peralta, Rafael Gutiérrez, Rogelio Rueda, Nabor Ochoa, Arnoldo Ochoa, Carlos Cruz y Enrique Rojas, en total 10 precandidatos, dos mujeres y ocho hombres.

La Reforma Político-Electoral, aprobada por las Cámaras de senadores y diputados federales adelanta las elecciones de 2015, en lugar de efectuarlas en julio las programa para el primer domingo de junio, por lo cual también se anticipa aquí la organización de los comicios, inclusive a nivel nacional le reconocieron a Colima que encabeza las reformas electorales locales para el 2015.

Analizando fríamente a cada uno de los presentados como precandidatos en forma oficial, podríamos de un plumazo y en forma irresponsable decir que algunos nada tienen que hacer allí, que no tienen ninguna posibilidad, que se colocaron sólo para ver qué pescan en la sucesión; sin embargo, no fue decisión sólo de los que aspiran, pues en un análisis serio partidista, los 10 fueron electos como probables debido a su trayectoria, presencia y trabajo en esta administración, ya sea como senadoras, alcaldes, diputados federales, funcionarios del gabinete estatal o federal y delegado federal, en síntesis, se ratifica lo que advertimos aquí: Presentarán una larga lista, luego quedarán cinco, al final uno o una.

El escenario político para el PRI no se ve complejo, aun cuando alguno o tres de los presentados le brincaran al PAN o al PRD, esto debido al divisionismo panista y perredista, pues Acción Nacional ni siquiera ha podido consolidar mediante la concertación a un presidente estatal del partido, lo tiene controlado el Comité Nacional, que lo representa hoy aquí en Colima Jorge Luis Preciado, coordinador de los senadores panistas.

En el caso del PRD, su presidente, Juan Vázquez, se ha dedicado más bien a atacar y criticar a su compañero, el diputado Francisco Rodríguez, de lo que hable bien o mal; además, la guapa alcaldesa de Cuauhtémoc, Indira Vizcaíno, quien podría contender por la gubernatura, sabe que no hay recursos económicos para emprender una campaña de este tipo, además de la gran división partidista, inclusive hasta el propio diputado local que ganó conjuntamente con el PRD en Cuauhtémoc, Rafael Mendoza, está coqueteando ya con otros partidos, así Indira debería buscar mejor nuevamente la diputación federal.

Sin embargo, los escenarios cambian de un día otro, ahora le favorece todo al PRI, vamos analizar esto continuamente; por ejemplo, no sabemos si el PAN o el PRD logran una gran alianza ciudadana con la chiquillada, los partidos pequeños, Nueva Alianza, PT, Movimiento Ciudadano, Morena, etc., que no saben ni si quiera qué hacer, porque dependen de sus superiores, están esperando indicaciones y también recursos, porque no tienen ni gasolina para ir a los municipios, porque los millones de pesos que les reparten por ley electoral se quedan con los dueños de estos partidos en la Ciudad de México, inclusive parecen empresas privadas o familiares, aun así acaban de autorizar tres nuevos partidos más, pues el INE aprobó los registros de tres nuevos partidos: Movimiento Regeneración Nacional (Morena), de Andrés Manuel López Obrador; el Partido Humanista (PH) y Encuentro Social (PES) y les darán para sus gastos del erario público cerca de 70 millones de pesos. ¿Usted está de acuerdo?… Yo tampoco.

Pero si nuestros supuestos representantes federales en la Cámara o los comisionados del INE nos hicieran una consulta popular a nosotros, los de a pie, a los millones de ciudadanos, autorizaríamos cuando mucho sólo tres partidos, porque los demás o bien son paleros o son estrategias para dividir más a la grandes oposiciones, pues el rechazo a éstos en México es cada vez mayor, porque ya no representan al pueblo, sino a los gobernantes en turno, por ello existen alcaldes, diputados o gobernadores que logran ganar con 20, 30 y 40 por ciento de los electores, no gobiernan con las mayorías, con muchos partidos la oposición así se diluye, dice el dicho “divide y vencerás”.

Volviendo al tema, Mario Anguiano, como gobernador y máximo líder de este partido, ha sostenido reiteradamente que el candidato será el que quiera toda la gente (no sólo los priístas), designaremos, dijo, al que tenga mayor consenso popular para garantizar la sucesión, con esta postura nadie lo puede cuestionar ni el comité estatal ni nacional, ni los mismos aspirantes.

Por otra parte, si recordamos las palabras del secretario de Organización del CEN del PRI, José Encarnación Alfaro, cuando vino a presentar al nuevo delegado nacional de este partido en Colima, Agustín Trujillo, dijo textualmente: “El presidente Enrique Peña Nieto no será quien decida al candidato a gobernador en el 2015”, hubo una gran aplauso de los asistentes, ¿sería porque quieren los priístas locales que la decisión de la gubernatura salga de Colima y no México?

Agregó: El dedazo ya no se puede ni pensarlo como hace 40 años, el tiempo cambió, las condiciones del país y de los estados son otras, hay más democratización. Sin embargo, a veces mienten, faltan varios meses para analizar esta sucesión.