Análisis Político


Abel González Sánchez.-

Polémica por chaleco a motociclistas

Los motociclistas que circulen en la entidad deberán portar un chaleco con el número visible de la placa de su moto en la parte anterior y posterior, este especial dictamen fue aprobado por el Congreso del Estado reformando la Ley del Transporte y la Seguridad Vial del Estado de Colima.

La iniciativa fue presentada por el diputado Arturo García Arias, legislador de Tecomán, y presidente de la Comisión de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales, establece que el incumplimiento de esta disposición será motivo para el aseguramiento de la motocicleta, argumentó que en los últimos meses se han cometido asesinatos en los que los perpetradores circulan en estos vehículos.

Desde que se conoció el dictamen, este fue ampliamente cuestionado, primero por los empresarios que utilizan varias motos para la venta de sus productos, igualmente varios motociclistas y al parecer también el alcalde Coquimatlán, Salvador Fuentes, manifestó su inconformidad señalando inclusive que no la acataría en su municipio.

Por otra parte, Martín Flores, coordinador del Congreso, ante la postura negativa del alcalde sobre los chalecos, dijo que los presidentes municipales, los síndicos y los regidores protestaron cumplir y hacer cumplir la Constitución de la República, la particular del Estado y las leyes que de ellas emanen, incluso que la fracción XX del artículo 44 de la Ley Estatal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, para el caso de incumplimiento.

Analizando estas posturas políticas, observamos que cada uno de los mencionados tiene su propia preocupación e interpretación; el diputado de Tecomán lo tiene angustiado el incremento de los asesinatos en su región, el más reciente fue el del prestigiado abogado Verduzco mientras estaba regando afuera de su casa, y una vez perpetrado el crimen rápidamente la moto desapareció entre las calles. Los dueños de estos vehículos se molestan porque será incomodo utilizar el chaleco ante tanta calor, además de su costo o problemas para conseguirlo.

Pero, ¿qué podemos opinar los colimenses al respecto? ¿Quién tienen la razón? La realidad es que esta decisión no es de opiniones personales ni de la mía propia, se trata de atender un asunto de seguridad estatal que es prioritaria para el desarrollo y bienestar de Colima.

No hace mucho mencionábamos en esta columna la necesidad de aumentar la vigilancia a los taxis, así como se más controlados por la autoridad y darle seguimiento a los antecedentes de los choferes que los trabajan, ya que algunos parecen malandrines y traen aliento alcohólico en pleno servicio, lo que resulta muy riesgoso para las mujeres que piden el servicio por las noches.

Ahora bien, como la ley de transporte es estatal, es obligatoria para todos los municipios y debemos reconocer que en todos han existido crímenes en mayor o menor número involucrándose motociclistas, lo que sí debe hacerse es entregarles el Gobierno del Estado gratuitamente este chaleco, tal como lo anunciaron, que sería sin costo.

Lo que le faltó al diputado Arias, de Tecomán, fue adjuntar un estudio profesional de seguridad en donde se sustente técnicamente esta decisión, para reforzar su aceptación, aunque sabemos que todas estas nuevas disposiciones estatales serán por el bien de la seguridad de Colima.