Alimento para el alma


Rebeca Mendoza Silis.-

YOGA DE LA RISA

Antes de comenzar, quiero enviar una gran felicitación de cumpleaños a mi sobrina Iris Salazar, a mi sobrino Oswaldo Ochoa y a mi cuñada Denisse Guzmán, que el Creador los siga colmando de mayores bendiciones y que cumplan más años para seguir compartiendo, recuerden que los quiero mucho. Pues bien vayamos a nuestro tema de hoy…Recordé hace un par de semanas que asistí hace 2 años al taller denominado “Yoga de la risa” realizado en el puerto, por ello compartiré con ustedes, sobre el tema.  El Yoga de la risa combina en un principio, tanto la risa simulada como la respiración profunda. Todos sin excepción podemos reír sin razón alguna, fue exactamente lo que hicimos en uno de los ejercicios que realizamos en la práctica de Kundalini yoga, no nos basamos en la comedia, ni en los chistes o el humor, ya que la risa puede ser estimulada mediante un ejercicio físico, en grupo o individualmente, donde poco a poco o de manera rápida compartiremos una alegría contagiosa  similar a la de los niños que nos llevará a reír de manera natural y espontánea.

Sobre mi experiencia y lo que viví dentro del taller, al estar realizando uno de los ejercicios recordé que de niña me entró con ganas lo simple y no paraba de reír en la cena, contagie a tal grado a mi hermano que salió de nuestra boca lo que estábamos comiendo, eso nos provocó aún más risa y mi mamá nos regañó, sin embargo, de verdad no podíamos parar de reír; la verdad fue lindo recordarlo nuevamente, bendita esa etapa donde se aprecia lo más simple.

En 1995,  el Dr. Madan Kataria, médico familiar y originario de la India,  escribió un artículo para una revista médica, se titulaba: La Risa,  La Mejor Medicina, su investigación lo llevó a informarse más sobre el tema hasta dar con un libro del periodista norteamericano Norman Cousins “Anatomía de una Enfermedad” esto lo llevo hacer una prueba de campo sobre el impacto de la risa en sí mismo, y el 13 de marzo de 1995 acudió al parque público en compañía de su esposa y dos amigos para formar el club de la risa, donde se logró reunir a 50 personas.

En ese tiempo sí se basaban en narrar chistes y platicar anécdotas humorísticas, todo iba muy bien hasta después de un par de semanas que los chistes comenzaron a subir de tono, eran ofensivos, sexistas, machistas, etcétera. A dos mujeres que participaron desde un principio ya no les gustó y se lo expresaron al grupo, para el Dr. Kataria resultó evidente que era necesario encontrar otras alternativas si quería que el club siguiera adelante. Nuevamente revisó la investigación científica que ya tenía y encontró la respuesta que buscaba: “La mente humana no puede diferenciar entre la risa simulada y la risa real”, se consiguen los mismos beneficios fisiológicos y psicológicos, ambas producen la llamada química de la felicidad, al día siguiente se lo comentó al grupo y empezaron a simular la risa durante un minuto, para escepticismo de todos, pudieron constatar que de ser simulada, se convirtió en real, entonces incluyó una serie de ejercicios con interpretación teatral y entendió la importancia de jugar como se hace en la niñez, así nació este nuevo concepto que  fueron mejorando con el paso del tiempo.

La esposa del Dr. Kataria, llamada Madhuri, como practicante de yoga  percibió la similitud de la risa y la práctica de respiraciones fue así como le sugirió a su esposo incluirlas intercalando ejercicios de risa con ejercicios de respiración profunda.  Los beneficios que nos proporcionan son: reduce la hipertensión al reducir el cortisol (hormona del estrés); alivia dolores internos al producir endorfinas; reduce la depresión al incrementar la serotonina; da un masaje interno a los órganos digestivos; incrementa la capacidad pulmonar y flujo sanguíneo al hígado, páncreas, bazo y riñones; ayuda con algunos casos de insomnio y de ronquidos, ya que trabaja los músculos de la garganta y el paladar; los músculos de nuestra cara se suavizan y nuestra expresión facial se vuelve más alegre; también nos ayuda a mantenernos saludables; incrementa el consumo de oxígeno y lo hace llegar al sistema circulatorio; modifica el patrón respiratorio y hace la respiración más profunda. En definitiva, la risa remueve los efectos negativos del estrés, lo que automáticamente refuerza el sistema inmune. Esto es tan solo una parte de los grandes beneficios que nos otorga el reír. Concepto que me encantó porque no necesitamos de cosas exteriores o inaccesibles para reír y sentirnos alegres. Yo lo he puesto en práctica y sinceramente no tan seguido, sin embargo en automático noto los resultados que esto provoca, tanto en mí, como en quien se encuentra en ese momento a mi lado. La información ya la compartí, si te interesa saber más sobre el tema puedes encontrarlo en internet, recuerda que somos los creadores de nuestro propio bienestar, por ello cuando escuches sobre algún Club del Yoga de la Risa en nuestro puerto o donde quiera que te encuentres, ni siquiera dudes en asistir, mejor comprueba todo lo que aquí he escrito.  Que tengas un excelente inicio de semana lleno de hermosas bendiciones, por favor recuerda que es nuestra responsabilidad cuidar de nosotros, con respeto y con amor. Tus comentarios a becky_010270@yahoo.com.