Aguas negras invaden a El Real


Luis Alberto de la Mora.-

Enramadas que se encuentran a orillas del Mar en la playa de El Real, son inundadas con aguas negras que provienen de la planta de saneamiento, la cual sólo limpia el 40% del líquido que proviene de los drenajes de la ciudad de Tecomán, lo que ocasiona un foco de contaminación y podría provocar enfermedades infecciosas.

Según informó el regidor Inocencia Espinoza, que el agua de los manglares está mezclada con aguas residuales de la planta saneamiento, cercana a la zona conocida como El Chupadero.

En el agua turbia se observan animales muertos y donde aves marinas se dan un festín con el material orgánico que flota en el lugar.

Las lluvias amenazan con aumentar el nivel del agua y romper con la represa natural de arena que el Mar creó, haciendo que las aguas negras entren al agua marina y se mezcle arrastrada por la corriente que las tormentas tropicales “Douglas” y “Elida” hagan en las costas.

Dijo el regidor que la principal vegetación afectada son las diferentes especies de manglares del estero, los cuales, según la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, en su artículo “México Protege sus Manglares”, “están sujetas a protección especial de acuerdo a la NOM 059 SEMARNAT-2010, porque podrían llegar a encontrarse amenazadas por factores que inciden negativamente en su viabilidad, lo que determinaría la necesidad de propiciar su recuperación y conservación”.

Las dos únicas soluciones al problema son perjudiciales, comenta Espinoza Sánchez, ya que “estamos ante la decisión de abrir la boca del río y que se viertan las aguas pluviales contaminadas con aguas negras (…) o dejar que se mantengan las aguas aquí en el estero, pero con el foco de infección (…) con los restaurantes que están aquí pegados (sic)”.

El origen del problema es el bajo nivel de procesamiento de la planta de tratamiento, según cuenta el regidor, “la planta solamente trata entre el 30 o el 50% dependiendo de la hora del día, del volumen de las aguas residuales y desafortunadamente esta agua que trata la vuelve a revolver con las aguas negras que no alcanzan a tener tratamiento”.

Lamenta que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Tecomán (Comapat) no trabaja por solucionar este problema, cuando “los contribuyentes estamos pagando el saneamiento el agua a la Comapat y (…) ese tratamiento no se da a cabalidad”.

Habló sobre cómo las aguas residuales llegan al cuerpo de agua: “Todo eso llega a través de drenajes pluviales parcelarios hasta lo que es el estero”, llegando inclusive a tocar las ramadas y restaurantes del lugar, “es un riesgo sanitario, es un riesgo ecológico, (…) y además es un riesgo económico porque la gente que vienen y le toca oler estos fétidos olores pues difícilmente le quedan ganas de regresar”.

Dijo que además de los prestadores de servicio, los otros afectados son los deportistas que han dado fama a las playas tecomenses, “los surfistas nos hemos quejado constantemente porque a la hora que revienta el vaso del estero, todas las aguas (negras) se van por la zona de la línea costera, frente a las ramadas, frente a los restaurantes y termina en el área de Pascuales donde es el lugar predilecto para surfear”, finalizó.