Adeuda Indira Vizcaíno más de 2 mdp a trabajadores


Karla Gabriela Gómez Torres.-

La secretaria general del Sindicato de Trabajadores del Ayuntamiento de Cuauhtémoc, Claudia López Ramírez, denunció en rueda de prensa que la presidenta de ese municipio, Indira Vizcaíno, está cometiendo arbitrariedades contra los trabajadores y sus familias ya que les debe alrededor de 2 millones 663 mil pesos y no les quiere pagar por falta de voluntad de parte del ayuntamiento.

Expuso que además de que no los abastece en material, herramienta y equipo de trabajo, les debe retenciones a los trabajadores en el Fondo de ahorro, el Fondo de vivienda, así como cuotas sindicales, cooperaciones, multas, etcétera; lo que refirió es muy grave porque en el Fondo de ahorro no hay dinero ni para hacer préstamos a los trabajadores.

“Como no nos dan herramienta de trabajo suficiente ya ocurrió un accidente con un trabajador electricista por no traer guantes porque la presidenta no nos da los materiales”, contó.

Además, reveló que Indira Vizcaíno está fomentando la creación de un nuevo sindicato para crear su plataforma política y dejar a más de 50 personas trabajando en la administración de manera basificada, cuando había dicho que no iba a dar una sola base.

Explicó que quienes están conformando el nuevo sindicato “ya tenían su número requerido de base para conformarlo porque lo pueden hacer, pero personas de ahí se vinieron a nuestra organización y descompletan su número, ya no tienen las bases suficientes, entonces la presidenta al darse cuenta de eso, automáticamente da 10 bases para que el grupo que ella trae lo vuelva a completar y puedan registrarse”.

Con esto, vaticinó la sindicalizada, la presidenta cuauhtemense no estaría cumpliendo con el sindicato actual y el Ayuntamiento no va a soportar la carga de dos sindicatos por lo que los únicos afectados serían los habitantes de Cuauhtémoc porque no va a haber obra pública.

Sobre los incrementos salariales, la representante sindical dijo que la edil no ha respetado el convenio de homologación que tiene el Sindicato con el Gobierno del Estado en el que los incrementos salariales que autoriza el Estado para sus trabajadores son los mismos para los trabajadores de los ayuntamientos, esto debido a que el año pasado -aseguró- se les dio un incremento del 4.5%, cuando lo autorizado fue el 6.2%.

“Nosotros tenemos un convenio de homologación con el Gobierno del Estado y por ende se nos da a los ayuntamientos, pero se nos dio el porcentaje señalado, cuando ella incrementó en servicios personales en ese año del 2013 el 42%, entonces la pregunta es en dónde quedó ese dinero si a los trabajadores sindicalizados únicamente se nos dio el 4.5% y lo hizo de manera unilateral, no tomando en cuenta al sindicato”, aseveró.

De igual forma, -señaló López Ramírez- este año fue lo mismo porque no se tomó en cuenta el pliego petitorio que presentaron a principios de año y sólo se les incrementó el 5.7% del salario cuando el incremento general fue del 6.3%; a la vez que sostuvo que es la primera vez después de 19 años que no se les cumple esta negociación que ya tenían acordada y el cambio de poderes en las instituciones no tiene por qué afectar a las prestaciones y derechos sindicales, tal como lo marca el artículo 12 de la Ley.

“La presidenta está pisoteando nuestros derechos, está afectando a sus trabajadores y sus familias, nosotros somos 200 trabajadores y si sacamos la cuenta de cuatro personas por familia está afectando a casi mil personas”, afirmó Claudia López.

En ese sentido, espetó que como trabajadores están actuando conforme a legalidad y el derecho que les corresponde, sin embargo espera que sea el tribunal quien decida quién tiene la razón, ya que han entablado una serie de demandas -alrededor de 15, señaló- porque no se les cumple y no han recurrido a huelga o manifestaciones para no afectar a la población en general.

Señalo que a pesar de que ha habido rumores de que fue despedida hasta el momento no ha sido notificada “y si lo hiciera sería de manera arbitraria, violando nuestras conquistas sindicales y nuestros derechos”, enfatizó, a la vez que agregó que sería un despido injustificado por lo que se vería en la necesidad de demandar al Ayuntamiento.

Finalmente, atestó que aunque la presidenta municipal quisiera verla fuera del Ayuntamiento por ser una secretaria general insistente en cuanto a que les pague y cubra sus cuotas “no lo va a lograr porque por los derechos de los trabajadores vale la pena luchar”; y afirmó que sigue en funciones y su encomienda termina hasta diciembre del 2015.