$36,000 millones, pérdidas por electro-huachicol

Los famosos "diablitos" | Foto: EspecialLos famosos "diablitos" | Foto: Especial

Esta problemática tiene ya varios sexenios por corrupción de funcionarios y empleados

Alrededor de 36,000 millones de pesos pierde la CFE en robo de energía, en gran medida al igual que Pemex, por corrupción de funcionarios y empleados, dando una cifra contundente 80% por lo menos desde hace ya varios sexenios, explicó el senador Santana A. Guadiana, quien preside la Comisión de Energía del Senado de la República, durante el Congreso de Energía efectuado en la CDMX.

“(Los funcionarios corruptos) carecen de la elemental ética”, que Santana A. Guadiana con orgullo manifiesta haber estudiado en su formación profesional, pero materia reprobada o de plano no cursada por la gran mayoría de la burocracia del sector energético del país.

En el caso de sector eléctrico, crece exponencialmente el robo doméstico, electro-huachicol como lo denomina Santana A. Guadiana, sobre todo en comunidades suburbanas marginadas de casi todo el país, con la práctica de conexión directa por medio de los llamados diablitos a las líneas de distribución de la CFE, con enorme riesgo de electrocución cuando se realiza y además incuantificable pérdida energética, por la manera caótica de conexión, esto se percibe visualmente como una maraña de cables de todos calibres, si bien en este caso es para consumo social, a diferencia del robo de combustible que es para negocio del crimen organizado y comunidades que ya viven del ilícito.

En este sentido, el Senador Guadiana da una cifra alarmante, más de 36 000 millones de pesos de pérdida para la Nación por este otro huachicol, para lo cual, el hace una propuesta contundente, ya que no es viable desconectar de manera drástica a las comunidades marginadas, lo pertinente sería implantar un programa a nivel nacional para instalar pequeñas plantas generadoras de energía, con aprovechamiento de fuentes sustentables de energía como sol, eólica, biocombustibles, y construidas y administradas por las propias comunidades, para control local.

Un programa así costaría mil millones de pesos, señala puntualmente el Presidente de la Comisión de Energía, con lo que se ahorraría 35 mil millones, lo que además harían responsables a las comunidades de su propia fuente generadora de electricidad, en el sentido de impulsar un cambio de cultura de infantilismo social a una de responsabilidad ciudadana, aun en condiciones marginales, pues es tiempo de cambiar las políticas sociales asistencialistas, sin una reciprocidad social, que además se han manejado políticamente para beneficio electoral de los partidos, pero que han generado pobreza, marginalidad y poco desarrollo económico.

Para este programa, opino, se pudiera convocar a instituciones como el Instituto Politécnico Nacional, el cual cuenta con un centro de desarrollo de energías sustentables con sentido social, y que además estuvieron exponiendo y ofreciendo en el Congreso de Energía varios de los desarrollos que han estado investigando.

Ciertamente lo que propone el Senador Guadiana es una política de Estado para, acabar con la corrupción del sector energético a niveles directivos y sindicales, con un cambio radical hacia un comportamiento ético aunque suene utópico, y por otro lado programas de instalación masiva de pequeñas plantas generadoras, para responsabilizar a sectores marginales de la población, aquí cabe mencionar un caso ejemplar de generación de energía, es el caso de una pequeña comunidad en Michoacán, quienes con inventiva propia construyeron una planta generadora de gas a base de nopal, para generar energía eléctrica y combustible para la tortilladora de la comunidad, se llama NOPALMEX, vale la pena ver su portal en internet.