¿Te digo por quién votar?

Análisis Político | Foto: Especial

La mayoría de las encuestas de opinión pública tienen algo en común, casi siempre gana el que las paga, y también arroja otro dato más relevante, resulta que en todas hay un gran porcentaje de los indecisos, lo que significa que la moneda todavía está en el aire para el próximo 6 de junio porque la gente todavía no tiene la decisión definitiva, a la fecha no sabe por quién realmente votar y esto se debe a que a apenas empiezan las campañas políticas en nuestro estado de Colima en donde expondrán sus propuestas tanto de los candidatos a gobernador como aquellos que buscan ganar alcaldías, diputaciones locales y federales.

Los diferentes estudios recientes de psicología política aseguran que la gente se decide por quién votar casi al final, cuando faltan pocos días para acudir a las urnas y empiezan primero a preguntar en dónde se colocarán las casillas y después de haber escuchado todas las propuestas y guerra sucia o críticas entre los contendientes, entonces el elector hace su auto análisis e inclusive empieza a preguntar y discutir el tema entre amigos y familiares.

En muchos ámbitos políticos y periodísticos se ha construido y defendido la bonita teoría de que la decisión de voto es un proceso mental racional en el cual cada quien analiza y compara a los candidatos y sus ideas, reflexiona con cuidado acerca de ellos y luego elige de una manera igualmente razonable, sin embargo eso es en teoría pero en la práctica mucha gente se va por las emociones, lo hace en forma irreflexiva, por ejemplo acusan a una candidata o candidato de algo cierto o falso en los medios digitales, y allí pierde en gran parte el valor de su doctorado o maestría. Por lo anterior lo más recomendable es que esa famosa pregunta de ¿Te digo por quién votar? Es ya irrelevante, pero sí es necesario que los ciudadanos asumamos mayor compromiso para analizar y reflexionar bien nuestro voto.

¿SE GANA CON EL BOLSILLO O CON EL CORA ZÓN? Con las dos cosas, ninguna campaña se gana solo con el bolsillo o con el corazón, la realidad es que un partido y un candidato requieren recursos para movilizarse y realizar una buena campaña mediática o con los medios informativos y la estrategia de tierra, que tiene que recorrer todas las colonias, localidades o municipios que desean representar y mucha gente está mal acostumbrada al pozolito, a su camiseta de partido, las gorras, los desayunos, despensas, hasta láminas o ladrillos, es la costumbre dicen y exigen.

¿ES MEJOR LA CAMPAÑA DE AIRE O DE TIERRA ? En esta campaña con plena pandemia algunos candidatos han perdido el rumbo de sus estrategias, pues hoy se decidirán en el aire más que en tierra, es decir los medios informativos darán el fi el de la balanza quieran o no reconocer, por una sencilla razón pues para ganar la gubernatura se necesitan cerca de cien mil votos, pero resulta que algunos le dedican más tiempo en las calles a caminar casa por casa como si fuera la campaña del 2018 y cuando mucho visitan a cerca de cien personas de las cuales pensemos que logran el voto de 50 de ellas, pero solo faltan dos meses, entonces tendrían 3 mil votos seguros en los dos meses, lo que se requiere para ganar, pero la alcaldía de Minatitlán. Pero el gran problema de la mayoría de los medios requieren para operar legítimamente lo que les corresponde, el pago de sus espacios, allí está el gran detalle, como decía Cantinflas, partido que no trae lana, partido que está limitado en ganar.